Papa Artista

Díselo, no te cortes. Él lo está deseando. “Porque espero tu llamada para ir a tomarnos el vermut. Porque esos ratitos valen millones. Porque te quiero un motón. Feliz día Papá”.

Ellos son, realmente, los verdaderos hombres de nuestras vidas. Han sido los primeros hombres de nuestras vidas.
Una tertulia con un vino o un licor. Esos días de comidas familiares que antes se hacían interminables, ahora saben a poco. Y cuando estamos fuera o pasan días sin poder juntarse todos, echamos mucho de menos esos ratos.

Comidas que acaban en meriendas. Tardes de herbero, gintonic, whisky, donde las conversaciones se mezclan entre anécdotas infantiles, recuerdos del pasado, veranos inolvidables y planes futuros. Casi siempre, en torno a la mesa…
Hemos hecho una selección de las Cajas Exquisitas que mejor pueden definir a tu padre.

Mostrando todos los resultados (4)